Xièxiè Hong Kong

Song: In Guyot by Wild Nothing.

Follow @imjustafox and @manumanuti on Instagram.

Xièxiè=Gracias

Último día en la ciudad menos china de China.

Primera cosa en la mañana, nos fuimos a desayunar al Tim Ho Wan, un restaurante especializado en Dim-Sum.

Hong Kong.JPG

El Dim-Sum es un platillo cantonés que consiste en porciones individuales de comida servidas en cestos “de vapor” o platos pequeños (como las tapas); y se acompaña bebiendo té caliente, muy caliente, demasiado.

– Me volví a quemar la lengua güey.
– Pinche menso… Yo el paladar con el rollito.

Al parecer el Tim Ho Wan, es como “La Casa de Toño” del DF. Tiene varias sucursales en la ciudad, la comida es típica nacional y la banda local se “aperra” a todas horas afuera del restaurante, inclusive llenando sus papeletas de comanda para ordenar, mientras esperan en la fila para entrar.

– Bueno palillos, bye. La verdad es que el tenedor es un gran invento. Dijo Arturo, mientras desenrollaba los cubiertos de la servilleta.

Terminamos, y como consecuencia de nuestro vicio del azúcar después de cada comida, fuimos a comprarnos unos panes chinos cerca de ahí: unas tartas diminutas con relleno de budín, y unas bolas blancas y esponjosas, que al tacto parecían chichis de cachemira, y que prometían el nirvana del sabor.

– Es magia. Exclamó Arturo al tacto.
– No me gustaron.
– Sí, “asquito mil”, saben a huevo.

Pasamos por las maletas al hotel y nos dirigimos a tomar nuestro vuelo. Para moverte entre el centro de Hong Kong y el aeropuerto internacional, existe el Airport Express, una línea especial de metro que conecta este último con la estación Kowloon y la de Central.

El aeropuerto, como todas las plazas, y explanadas, y espacios abiertos de Hong Kong, es amplio y extenso. Todas las construcciones aquí están enfermas de un gigantismo endémico hongkonés.

– ¿Te das cuenta que todo lo hacen enorme y masivo?
– Sí ¿verdad? Le respondí con un enorme y masivo avionazo.

El vuelo a Hanoi fue muy tranquilo. Volamos por Hong Kong Airlines.

Hong Kong.JPG

Al aterrizar en territorio vietnamita, nos revisaron los documentos y nos dejaron pasar sin inconvenientes.

– Mínimo, por los 100 dólares que pagamos por la visa.
– También hice pipí en la embajada de Vietnam, dos veces.

El servicio del hotel nos cobraba $18 dólares por ir a recogernos, el taxi $26 por llevarnos, y un minibús $10 dólares todo incluido.

– Minibús será.

En Hanoi llaman la atención las cientos de motos y motonetas que circulan entre los autos y camiones, como enjambres de insectos funcionando a combustión interna, que se desplazan de manera aleatoria, y muy peligrosa por las calles. Niños, adolescentes, hombres, mujeres y ancianos, son sin importar género, número o edad, kamikazes motorizados.

Ahora a descansar. Mañana primera jornada en Hanoi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s