The elephants of the Mae Taman Valley

Song: Fyrsta by Ólafur Arnalds.

Follow @imjustafox and @manumanuti on Instagram.

Nos fuimos temprano por un café. Había que estar en la Oficina de Elephant Nature Park a las 7.45 de la mañana.

Minivan, una hora y media de viaje, documental ilustrativo de cómo comportarse con los elefantes. La etiqueta paquidérmica.

Chiang Mai.JPG

El lugar es un centro de rescate y rehabilitación para elefantes, que han sufrido abuso y maltrato humanos. Muchos son ciegos por golpes en los ojos, otros tienen fracturas en sus extremidades, y cicatrices en la piel. Uno inclusive pisó una mina en Myanmar, y tuvieron que reconstruirle la pata.

– Imagínate ser un elefante y romperte la pierna.

La primera actividad fue darles de comer. Devoran alrededor de 200 kilos de fruta al día: bananas, calabazas, sandías. Les colocas la comida en la punta de la trompa, ellos la pliegan, y en una demostración de la tecnología mecánica evolutiva, maniobran la comida magistralmente hasta introducirla en sus bocas.

Chiang Mai.JPG

Después caminamos por una vereda, donde fuimos alcanzados por dos elefantes. Ahora están acostumbrados a la presencia humana, y al parecer disfrutan de las caricias tiernas de los visitantes. Una serie de voluntarios locales trabajan aquí tiempo completo, y además cada elefante tiene a su “mahout” o vigilante personal.

Chiang Mai.JPG

Su piel a la vista es como la corteza de un árbol de mil años. Al tacto se siente el grosor impenetrable, una coraza de carne y pelos gruesos muy separados entre sí, como espinas.

– Se siente como cuando te rasuras donde no te pega el sol, y comienzan a salirte los pelos prematuros.

Los elefantes no tienen noción de sus dimensiones. Se mueven sin hacer mucho caso a los alrededores, y caminan silenciosamente sobre el cojín ortopédico de sus patas que amortiguan su peso titánico al andar.

– Te acaba de pasar un elefante a centímetros de la espalda, y tú ni en cuenta.

Conocimos a la decana de la reserva, una elefanta que ha permanecido ya tres generaciones con los propietarios. Tiene más de 70 años y pasa mucho tiempo en el centro de salud.

Los elefantes no tienen una muy buena vista periférica, así que hay que pararse un poco más a su costado para facilitar el reconocimiento.

Los ojos de la elefanta heptagenaria son claros, y profundos, sabios. Una lágrima se desprende, una lágrima de elefante, que nos ahoga a todos.

Chiang Mai.JPG

Hora de comer. Bufete variado.

– ¿Ahora los elefantes nos darán de comer a nosotros?
– ¿Cómo que ya no hay fruta? Le voy a robar un pedazo de sandía a los elefantes.

Chiang Mai.JPG

Tiempo del baño. En un río te dan cubetas y les lanzas agua fresca a los costados y en el lomo.

Chiang Mai.JPG

Sonríen, los elefantes sonríen. La frescura de una ducha fría debe ser un valor universal en el reino de los animales.

Chiang Mai.JPG

Aquí en la reserva también cuidan y dan refugio a perros y gatos.

Jugamos con unos mininos, bebés, mientras les servían de comer su arroz con pescado.

– Por un momento me olvidé que en este lugar había elefantes. Amo a los gatos.

Última convivencia con los elefantes, el lodazal. Los elefantes usan el lodo para humectar su piel, regular su temperatura corpórea y como bloqueador solar. Toman el fango con la trompa y se la lanzan encima, una auto flagelación de tierra húmeda, salpicaduras homeostáticas.

Chiang Mai.JPG

Conocimos a Sangduen “Lek” Chailert, un diminuta mujer que lleva años con la grandísima labor de proteger a los elefantes, y luchar en contra de algunas prácticas vigentes de crueldad animal.

Chiang Mai.JPG

El “kraal” consiste en romper el espíritu del elefante y domarlo a través de golpes, inmovilización en jaula, privación del sueño, comida y agua, y otras atrocidades.

– Esos tipos se merecen las torturas de la inquisición.
– Enterrarles palillos debajo de las uñas.

También vimos al más joven de la manada. Un elefantito de 18 meses de edad.

– No tiene ni dos años, y es más grande que el perro más grande del mundo.

Chiang Mai.JPG

Antes de irnos, té y galletas.

Nos fuimos de la reserva muy contentos. Un lugar donde cuidan y aman a los elefantes, a los perros y los gatos, es algo muy cercano al paraíso.

Anuncios

Un comentario en “The elephants of the Mae Taman Valley

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s