The evil monkey of Mount Popa

Song: Requiem Lacrimosa by Mozart

Follow @imjustafox and @manumanuti on Instagram.

El taxi pasó por nosotros a las 9 de la mañana. Dos italianas de nombres muy italianos, Elena y Federica, nos acompañarían a visitar el Monte Popa.

La primera parada fue en un cañaveral, donde familias locales preparan productos derivados de la caña como licor y panela.

Un buey da vueltas en círculo mientras un cañero le pega en sus monumentales nalgas bovinas con una pequeña fusta. El movimiento circular del buey exprime la caña para obtener el jugo azucarado.

Bagan.JPG

Tomamos un té, y compramos unos dulces de coco con panela.

– Saben igualitos a unos que venden en Tapachula.

De camino al monte el chofer pitaba regularmente cada 5 segundos. Al parecer los conductores birmanos tienen la idea errada de que el sonido del claxon puede hacer desaparecer al resto de los vehículos para despejar la carretera.

Nos detuvimos por segunda vez, ahora en un mirador. El Monte Popa se aprecia en el horizonte. Su origen volcánico le confiere un aura mística y legendaria. El templo en la cima es un centro importante de peregrinaje budista.

Bagan.JPG

Minutos después, por fin llegamos a la base del monte.

Subes los cientos de escaleras con las plantas pelonas de los pies, esquivando los orines verdes y las cacas esféricas de los changos que habitan aquí.

Unos juegan balanceándose por los barandales, mientras otros se rascan sus huevos pelones o rascan los del otro, o acicalan el resto sus cuerpos en busca de un piojo crujiente. Algunos son agresivos y defienden su territorio pelando los dientes o tirando manotazos con sus dedos largos de extraterrestre.

Bagan.JPG

Uno me mira directo a los ojos, con los colmillos expuestos y con el cuerpo encorvado en postura de ataque. Una gota fría se desliza por mi rostro, hasta el pecho, y esa gota me inunda de miedo. Desactivación de esfínteres. En ese momento, dudé si el excremento de las escaleras del templo era en efecto de chango y no de humano asustado.

El templo en la cima es espantoso, decorado con pésimo gusto y muy descuidado. La vista también es decepcionante.

– Seguramente este es tu lugar favorito de todo el viaje.
– Mi lugar favorito pero para quemarlo.

Bajamos por el monte esquivando a las manadas de simios y de peregrinos, y un hombre encuclillado como rana que limpiaba las heces de las escaleras con un trapito.

Una hora de regreso sin parar a Bagán. Arturo y yo andábamos inapetentes. Al parecer el arroz frito de la noche anterior nos revolvió el estómago con fuerza centrífuga. Arturo vomitó.

Horas después rentamos una e-bike para asistir de nuevo al atardecer de Bagán, espectáculo diario de función única, a las 5.30 pm, en el templo de su preferencia.

Sin embargo nunca llegaríamos.

Bagan.JPG

Nos adentramos en un sendero con arenas muy suaves y profundas. Cuando nos caímos la primera vez fue de manera poco aparatosa, nos recompusimos en segundos y continuamos. Unos metros más adelante, recibiríamos el knock out de la segunda caída. Arturo se torció el pie tratando de estabilizar la moto sin éxito, y yo salí volando hasta aterrizar en un pastizal, boca arriba. Con más risas que dolores, nos levantamos e intentamos poner en marcha la moto. Imposible.

Al parecer la caída había afectado los circuitos internos de la e-bike. Ya no aceleraba al girar la manija, y metía el máximo de velocidad con sólo encenderla. Acordamos volver al hotel y entregar la moto cuando oscureciera sin mencionar el incidente. Pero después de una hora en el hotel los escrúpulos axiológicos y una incontenible “moralina” concienzuda, nos obligó a ir a confesarlo todo.

El miedo era que a lo largo del viaje hemos conocido gente muy abusadora, y por otra parte gente muy honesta. El veredicto sería un volado casual. Afortunadamente el problema de la moto era algo muy simple, que una visita al servicio arreglaría de inmediato, y los dueños lo tomaron apaciblemente.

Aligerados, ya sin el peso de la culpa, reservamos una nueva e-bike para mañana. Alarma a las 4 am, y ruta de asfalto segura. Nos iremos a ver nuestro primer amanecer en Bagán. Inédito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s